Trekking

Abrigos para TREKKING

 

Poco a poco llega el invierno y, con el, el frio, la lluvia, la nieve y el hielo. Para que esto no sea un impedimento te proponemos una selección de los mejores abrigos para trekking.

Elige tu abrigo para trekking

¿Cómo elegir un abrigo para trekking?

Como elegir un abrigo para trekking

¿Qué debemos tener en cuenta al comprar un abrigo?

El abrigo es nuestra tercera capa. Cómo bien sabes si practicas habitualmente deportes outdoor se aconseja vestir con 3 capas que nos permita adaptarnos a las diferentes inclemencias meteorológicas que podamos encontrarnos durante nuestra aventura. En un sistema solidario, todas las capas son importantes. Pero de nada nos sirven la 1ª y la 2ª capa si la lluvia o la nieve las empapan. Por eso, la tercera capa es tan importante: porque su función es especialmente necesaria cuando las cosas se ponen más feas, y más protección necesitamos.

En los comienzos del sistema las terceras capas se limitaban a las chaquetas con membrana, impermeables, transpirables y cortavientos. Y aunque es verdad que, de las 3 capas, quizás sea la que menos ha cambiado, si que ha sufrido evoluciones.

¿En qué consiste este sistema 2’5?

Básicamente, la 1ª capa sigue cumpliendo su función, pero en muchos casos, sobre todo en actividades atléticas, la 3ª capa se emplea solo en casos de lluvia, nieve, mucho frío, mucho viento, ya que la 2ª capa ha ido evolucionando lo suficiente como para permitirnos prescindir de la tercera. Cuando la segunda capa realiza funciones de la tercera es cuando hablamos del sistema de 2 capas y media.

 

Clases de abrigos para travesías de montaña

Hardshell

Son las tradicionales chaquetas impermeables, transpirables y cortaviento, con membrana tipo Gore-Tex o similar. Siguen siendo fundamentales e insustituibles cuando las cosas se ponen feas.

Softshell

Fueron el primer paso hacia la apertura a nuevas posibilidades del sistema de capas. Pueden considerarse como una mezcla entre la 2ª y la 3ª capa. Hay algunos que tienden hacia la 2ª capa por su diseño, y otros que son difícilmente distinguibles de una 3ª si no examinamos su hoja de especificaciones.

Estos últimos son muy buenos como tercera capa en condiciones frías invernales, en las que si precipita será en forma sólida, al ganar comodidad, protección térmica, elasticidad, y tener una protección adecuada contra nieve y viento.

Hybrid shells

Las partes más expuestas a los elementos (hombros, etc) están hechas con Hardshell, y las menos expuestas con Softshell. Protegen en caso de muy malas condiciones, pero aportan la comodidad, transpirabilidad y resistencia del softshell.

En los últimos años la tendencia Hybrid mezcla partes hardshell ultraligeras (Goretex Paclite) con otras más resistentes.

Ultraligeras

Son impermeables y transpirables. En un principio nacieron como complemento a los softshells. Uno iba protegido con su softshell, y en caso de empeoramiento fuerte, podía sacar la chaqueta ultraligera y ponérsela encima. En la mochila no ocupaba casi ni peso ni espacio.

Sigue siendo uno de sus usos. Pero pronto se descubrió que eran el sustituto perfecto del chubasquero plástico en verano, y una prenda excelente para las nuevas actividades muy atléticas y el alpinismo más rápido.

En realidad, hoy en día, las chaquetas 3ª capa de calidad, fabricadas con Gore-Tex Pro o similares, pueden llegar según su diseño a ser casi tan ligeras como una chaqueta ultraligera de antes, añadiendo resistencia.

Con relleno

En el sistema de capas, el responsable de retener el calor es la segunda capa. Si empleamos prendas tercera capa con relleno (tipo membrana impermeable y transpirable más relleno), perdemos la polivalencia del sistema al juntar la capa protectora con la calorífica. No es recomendable su uso en montaña, excepto para situaciones muy extremas (ártico invernal, etc).

¿CÓMO ELEGIR LA MÁS ADECUADA?

Depende del uso y condiciones.

Lo primero que hay que tener en cuenta en una tercera capa tradicional impermeable y transpirable es su corte: los hay más atléticos, para alpinismo, diseñados para llevar con arnés y material (suelen ser más cortos y con los bolsillos reposicionados), y los hay para otros usos, con mayor protección.

La mayoría optará por una gama polivalente, que puede ser usada con arnés, pero sin llegar al minimalismo y adaptación que necesitan los más técnicos.

  • Si vamos a realizar actividades alpinas en invierno, necesitamos una chaqueta impermeable y transpirable que pueda combinarse con las capas de debajo y que nos proteja.
  • Si nuestras actividades van a ser más atléticas, como esquí de travesía, podemos optar por la combinación 2.5 capas y chaqueta ligera.
  • Para fuera de temporada invernal y montañismo, puede servirnos perfectamente una chaqueta ligera, bien de materiales ultraligeros, bien un 3 capas de calidad y poco peso. En realidad, esta prenda (3 capas ligero, por ejemplo de Goretex Pro) sería la ideal: poco peso para actividades todo el año y atléticas, gran protección para actividades alpinas.
  • Para ocasiones en las que preferimos resistencia, algo de capacidad calorífica, comodidad y mayor transpiración, y protección contra elementos suaves (lluvia fina, nieve, etc.), un softshell será idóneo. Con un hardshell ultraligero en la mochila por si la cosa empeora tendremos protección total.
es_ES
en_GB es_ES